SEGUN LA GENETICA,COLON NO FUE EL PRIMERO EN LLEGAR A AMERICA

Etiquetas:

SEGUN LA GENETICA,COLON NO FUE EL PRIMERO EN LLEGAR A AMERICA



Se ha identificado, mediante análisis de ADN, un linaje amerindio.
 


Los genes dan la razón a quienes sostenían que los vikingos se adelantaron a Colón en el continente americano, que esos habitantes del norte europeo ha habían viajado por allí. Los restos arqueológicos y las tradiciones literarias lo indicaban pero ahora es el ADN el que desvela un contacto precolombino, aproximadamente cinco siglos antes de la llegada del descubridor oficial de América.

La clave de la investigación genética está en cuatro familias de Islandia, integradas actualmente por unas 80 personas, en las que se ha identificado, mediante análisis de ADN, un linaje amerindio. Se sabía que los genes de los actuales islandeses procedían de los países escandinavos, de Escocia y de Irlanda, “pero se desconocía que el origen fuese más lejano”, explica el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), al que pertenece uno de los grupos investigadores. El descubrimiento se presenta en la revista Journal of Physical Anthropology.

“El poblado vikingo descubierto en L’Anse aux Meadows, en Terranova (Canadá) y texto medievales islandeses, como la Saga de los groenlandeses y la Saga de Erik el Rojo, escritas en el siglo XIII, apuntan a que estos incansables exploradores comenzaron a llegar a la costa norteamericana a partir del siglo X”, explica un comunicado del CSIC.

Los científicos dicen que fue una mujer la que llevó los genes amerindios a Islandia porque el linaje encontrado en las cuatro familias islandesas, denominado C1e, es de la mitocondria, un orgánulo de la célula, externo al núcleo e implicado en los procesos de producción de energía, que se hereda exclusivamente por vía materna.






“Como la isla quedó prácticamente aislada desde el siglo X, la hipótesis más factible es que estos genes correspondiesen a una mujer amerindia que fue llevada desde América por los vikingos cerca del año 1000″, explica Cales Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-Universidad Pompeu Fabra). “Curiosamente”, añade, “este hecho habría permanecido oculto porque esta mujer sería un personaje anónimo”. La investigación se ha realizado en colaboración con la Universidad de Islandia y la empresa farmacéutica Decode Genetics, ambas de Reikiavik.

Hace cuatro años se descubrió en cuatro islandeses el linaje mitocondrial C, típico de los indígenas americanos y del Este de Asia, y ausente en Europa. “Se pensó en un primero momento que procedían de familias asiáticas establecidas recientemente en Islandia, pero cuando se estudiaron las genealogías familiares, se descubrió que las cuatro familias provenían de cuatro antepasados situados entre 1710 y 1740 y que procedían de la misma región del sur de Islandia”, añade Lalueza-Fox. Este hallazgo fue el punto de partida de la investigación que ha llevado a la mujer que viajó con los vikingos hace m
il años.

FUENTE:https://paleorama.wordpress.com/2010/11/16/segun-la-genetica-colon-no-fue-el-primero-en-llegar-a-america/· 

DESCUBREN OTRO PUESTO DE AVANZADA VIKINGA EN CANADA
 


 

Desde hace 50 años- desde el descubrimiento en Terranova de una estación de paso vikinga de 1.000 años de antigüedad- arqueólogos e historiadores amateur han peinado la costa este de América del Norte en busca de rastros de los visitantes vikingos.

Fue una búsqueda larga e infructífera, hasta que en una conferencia celebrada en Canadá a comienzos de este mes, la arqueóloga Patricia Sutherland anunció nuevas pruebas que apuntan al descubrimiento del segundo puesto de avanzada descubierto en el continente americano.

Durante los trabajos de excavación realizados en las ruinas de una edificación centenaria en la isla Baffin, muy por encima del Círculo Polar Artico, un equipo dirigido por Sutherland, profesora adjunta de arqueología de la Memorial University de Terranova e investigadora de la Universidad de Aberdeen, Escocia, descubrió algunas piedras de afilar muy llamativas. Las ranuras ocasionadas por el desgaste de estas herramientas para afilar tenían rastros de aleaciones de cobre como el bronce, materiales que, se sabe, eran fabricados por los orfebres vikingos pero no por los habitantes nativos del Artico.






Sumándolos a los anteriores descubrimientos los nuevos datos de Sutherland abonaron aún más la hipótesis de un campamento vikingo en la isla Baffin. Ya se sabía que los navegantes vikingos habían navegado rumbo al Nuevo Mundo alrededor del año 1000. Una popular saga islandesa, cuenta las aventuras de Leiff Eriksson, un jefe vikingo de Groenlandia que navegó hacia el oeste buscando fortuna. Según la saga, Eriksson paró lo suficiente en la isla Baffin como para caminar por la costa- llamada Helluland- antes de dirigirse al sur hacia un sitio llamado Vinland.

En la década de 1960, Helge Ingstad y Anne Stine Ingstad, de Noruega, descubrieron y excavaron la base vikinga en LïAnse aux Meadows en el extremo norte de Terranova, el primer punto de avanzada vikingo confirmado en las Américas. El campamento, que data entre 989 y 1020, tenía tres salas vikingas y una serie de chozas para hilar, planchar y reparar las embarcaciones.

Sutherland tuvo indicios de la existencia de otra estación de paso vikinga en 1999 cuando encontró dos trozos de cuerda excavados en un sitio de la isla Baffin por otros arqueólogos y conservados en el Museo Canadiense de la Civilización en Gatineau, Quebec.

Sutherland observó que las hebras se parecían poco a los tientos de animales que los cazadores del Artico trenzaban para formar cuerdas. Las cuerdas resultaron ser hebras vikingas trenzadas hábilmente con una técnica idéntica a las producidas por las mujeres vikingas que vivían en Groenlandia en el siglo XIV.



El descubrimiento llevó a Sutherland a revisar otras colecciones de museos en busca de artefactos vikingos de la isla de Baffin. Encontró más piezas de trenzado vikingo y otros tesoros previamente pasados por alto entre los que figuraban palos de madera para registrar transacciones comerciales y docenas de piedras de afilar vikingas.

Los artefactos provenían de cuatro sitios que abarcaban desde la isla norteña de Baffin hasta Labrador, una distancia de 1.600 kilómetros. Los cazadores indígenas del Artico, conocidos como pueblos de Dorset habían acampado en cada uno de los sitios, aumentado la posibilidad de que hubiera existido un contacto amistoso con los vikingos.

Intrigada, Sutherland decidió reabrir excavaciones en los sitios más prometedores, uno conocido como valle Tanfield, en la costa sudeste de la isla de Baffin. En la década de 1960, el arqueólogo estadounidense Moreau Maxwell había excavado partes de una edificación de piedra y paja, describiéndola como “muy difícil de interpretar”. Sutherland sospechó que los navegantes vikingos habían construido la estructura.

Desde 2001, el equipo de Sutherland está explorando el valle de Tanfield y excavando partes de las misteriosas ruinas. Descubrieron una amplia variedad de pruebas que señalan la presencia de navegantes vikingos: fragmentos de piel de ratas del Viejo Mundo; una pala de hueso de ballena similar a la usada por los colonos vikingos en Groenlandia para cortar pasto; grandes piedras que parecen haber sido cortadas y talladas por alguien familiarizado con la construcción europea en piedra; y más trenzados y piedras de afilar vikingos. Y las ruinas de piedra guardan una semejanza sorprendente con algunas edificaciones vikingas de Groenlandia.


FUENTE:http://paleorama.wordpress.com/2012/11/25/descubren-otro-puesto-de-avanzada-vikingo-en-canada/


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...