VASCOS Y LA PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE UN LINAJE GENETICO ESPECIFICO DEL AREA VASCA

Etiquetas:

VASCOS Y LA PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE UN LINAJE GENETICO ESPECIFICO DEL AREA VASCA



Un trabajo desarrollado en el Instituto de Medicina Legal (IML) de la Universidad Santiago de Compostela (USC) demuestra la existencia de un linaje o secuencia genómica que se concentra casi exclusivamente entre los habitantes de la región franco-cántabra, con un foco principal que se podría situar en el área de influencia vasca, distribuida en la actualidad entre las regiones de Cantabria, País Vasco, Navarra y la Aquitana francesa.

“Que la Historia se escribe también en el ADN es un hecho conocido para los genetistas”, asegura Antonio Salas, coordinador del estudio. Hace unos años el IML ya había presentado un artículo en el que se daba a conocer el hallazgo de un linaje conocido como H2a5, que aparentaba tener su origen en el País Vasco. Según Salas, “el trabajo tuvo luego un gran impacto, ya que demostraba que en esta región se habían producido procesos de aislamiento poblacional durante por lo menos los últimos mil años, y hasta épocas recientes”.

Hace aproximadamente un año se inició el estudio de otro linaje que semejaba tener una distribución también peculiar, similar a la de H2a5, aunque los datos de las pesquisas preliminares parecían un tanto confusos. Este linaje fue bautizado como HV4a1a. Se decidió investigar más en profundidad este linaje intentado obtener muestras de individuos portadores.

Al mismo tiempo, se llevó a cabo una intensa busca en bases de datos, proceso que en la terminología genómica se conoce como data mining. El objetivo era localizar este linaje en poblaciones representativas de otras partes del mundo. Se recurrió también la bases de datos privadas, localizadas en compañías dedicadas a este campo de la medicina, y finalmente se consiguió recopilar información de esta recurrencia en cientos de miles de secuencias.

El artículo, en el que también participó otro de los miembros de este centro, Alberto Gómez-Carballa, acaba de ser publicado en la revista estadounidense PLoS One, una de las principales publicaciones científicas del mundo en volumen de artículos y grado de difusión. Científicos de las universidades de Pavia y Perugia, en Italia, y de Haifa en Israel también hicieron sus aportaciones a este trabajo.




Características diferenciales

El resultado fue sorprendente, porque concluyó que este linaje estaba localizado casi exclusivamente en la zona franco-cántabra, con cierta diseminación en localidades ubicadas a lo largo de la cornisa cantábrica, incluyendo también Asturias y Galicia. Con todo, destaca Antonio Salas, “el foco principal de este linaje estaría situado en Cantabria, País Vasco, Navarra y la Aquitania francesa”.

La historia de este linaje se remonta a la época prehistórica. Su ancestro primitivo nace en algún lugar indeterminado del Este de Europa hace aproximadamente 14.000 años. Desde allí, una rama se mueve hacia Oriente Medio y otra hacia el centro de Europa, hace unos 10.000 años. Esta rama evoluciona a su vez al linaje del estudio, el HV4a1a, que finalmente se establece en el eje franco-cántabro alrededor del año 3.400 antes de nuestra era. Aquí, luego del período más intenso de la última glaciación, se incuba y aumenta significativamente en frecuencia.




Un linaje peculiar

Para Antonio Salas, “hay muchos aspectos curiosos en este linaje. Por ejemplo, está detectado también en poblaciones de Canadá, en concreto entre los acadians, un grupo poblacional que se establece en Norteamérica aproximadamente en el año 1.700”. La explicación vendría dada por el hecho de que muy probablemente los acadians eran originarios del sudoeste de Francia. El linaje se detectó asimismo en otros grupos canadienses, como los gaspesians y los loyalist, también de origen francés.

En una obra de Benjamin Sulte de 1906 (El origen de los franceses canadienses), este autor indica que el dialecto acadian deriva probablemente de la zona del golfo de Vizcaya y de la región del río Loira. Por lo tanto, los datos apuntan la que estos linajes se originaron en la Aquitania francesa y, en última instancia, en el País Vasco. Finalmente, existen pequeñas ramas de HV4a1a que se asentaron en las islas británicas (y que desde allí se instalaron también en los Estados Unidos), y otro sub-linaje que se localiza al sur de Italia, en la región napolitana.

Los resultados aportan también un hecho de gran interés: el linaje principal HV4a1a tiene aproximadamente 5.400 años, y junto con los varios linajes derivados, se observa que en todos estos años apenas traspasó las fronteras de la zona franco-cántabra. Si bien la trayectoria de HV4a1a tiene cierto paralelismo con el linaje H2a5, sobre el que se había centrado el anterior estudio del Instituto de Medicina Legal en este ámbito, esta es la primera vez que se evidencia una continuidad geográfica y temporal de este linaje en esta región durante un espacio tan prolongado.

En opinión de Antonio Salas, “esto indica que la región mantuvo un evidente aislamiento poblacional con respeto a las regiones circundantes durante un amplio período, lo que podría explicar por qué en esta área se preservaron numerosas especificidades culturales, entre las que cabe destacar el idioma vasco, aislado lingüísticamente y del que su origen sigue siendo un misterio y objeto de debate permanente”.




Interpretación de los resultados

Los responsables del estudio advierten sobre “la posibilidad de que un estudio de estas características suscite interpretaciones erróneas y confusas”. Por este motivo, Antonio Salas aclara que “desde ningún punto de vista debe pensarse que estas poblaciones son distintas al resto simplemente porque este linaje se encuentra localizado casi exclusivamente en esta región”, y lo explica de la siguiente manera: “Primero, porque solamente un porcentaje minoritario de los habitantes de esta zona es portador del linaje estudiado; y segundo, porque se trata de una parte muy reducida del genoma completo de un individuo, y por lo tanto nada puede decir del resto del genoma de su portador”.

En esta línea, Salas explica que, dependiendo del modelo y de la complejidad del mestizaje, un portador de un linaje de estas características en Canadá o en cualquier otro sitio podría tener “un fenotipo no europeo”; y que, en todo caso, “el genoma de los individuos, procedan de donde procedan, es tan parecido que las diferencias no llegan ni al 3% del total en el caso más extremo”.

La utilidad práctica de este tipo de información biomédica es, no obstante, muy variado para otras disciplinas. Así, conocer el patrón de variabilidad genética en las poblaciones humanas puede ser decisivo en investigaciones policiales de cara a la elaboración del retrato-robot genético de un potencial sospechoso, incluida la posibilidad de conocer su origen geográfico.

Fuente:http://cienciaylocura.net/2012/03/20/prueban-la-existencia-de-un-linaje-genetico-especifico-del-area-vasca/#more-1908

DATAN LAS PINTURAS RUPESTRES MAS ANTIGUAS DE EUROPA EN UNA CUEVA DE GUIPUZCOA (ALTXERRI)




Investigadores del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC, Universidad de Cantabria), la Universidad de Toulouse y la Universidad de Burgos han obtenido las dataciones más antiguas de Europa hasta el momento para el contexto de pinturas rupestres. Se trata de las pinturas de la cueva gipuzcoana de Altxerri B y, según revela el método del carbono-14, tendrían unos 39.000 años de antigüedad.

   Las conclusiones del estudio se han publicado en la publicación norteamericana Journal of Human Evolution, una de las revistas internacionales más importantes en el campo de la Antropología y la Arqueología Prehistórica, donde ocupa actualmente el segundo puesto de un total de 83 en el ranking del ISI-JCR, ha informado la UC en un comunicado.

   En el año 2011, los investigadores de la UC César González y Aitor Ruiz decidieron realizar un nuevo estudio del conjunto rupestre de Altxerri, con motivo de la tesis doctoral de Ruiz, e incluyeron también el estudio de la galería superior (Altxerri B). Según Ruiz, "desde el principio resultó evidente que se trataba de un conjunto independiente del de la galería inferior, por tanto, uno de los primeros objetivos fue establecer una cronología de Altxerri B".

   Para ello se integró en el equipo a otros dos investigadores: Diego Garate (Université de Toulouse II Le Mirail), especialista en arte del Paleolítico superior inicial, y Eneko Iriarte (Universidad de Burgos), especialista en Geoarqueología. Estos cuatro investigadores son los firmantes del artículo publicado en Journal of Human Evolution, titulado 'Not only Chauvet: Dating Aurignacian rock art in Altxerri B Cave (northern Spain)'.




METODOLOGÍA

   Ante la imposibilidad de datar directamente las pinturas (están realizadas con pigmentos inorgánicos) se recurrió a otra serie de análisis. Por un lado, existían unas dataciones de huesos depositados al pie de las pinturas a las que se sumaron los análisis de otras muestras del contexto, financiados por la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Los resultados ofrecían unas fechas cercanas a hace unos 39000 años.

   Para contrastar si esas fechas podían ser asimiladas a la realización de las pinturas, se recurrió a otro tipo de evidencias: por una parte, su similitud formal (analogía estilística) con otras pinturas de cuevas que están datadas en cronologías similares; y, por otra, se realizó un estudio geológico que determinó la independencia entre los yacimientos de Altxerri y Altxerri B, y que el acceso a este último había sido sellado hace miles de años, lo que avala la antigüedad de las pinturas.

                              

ANTECEDENTES

   El conjunto rupestre de Altxerri fue descubierto en 1962 e inmediatamente estudiado por J. M. de Barandiarán. Posteriormente, fue reestudiado de nuevo por J. Altuna y J. M. Apellániz, quienes publicaron una nueva monografía en 1976. Destaca en la cavidad un importante conjunto de pinturas del periodo Magdaleniense reciente (ca. 14500-11700 BP), que le mereció su inclusión, junto a otros conjuntos rupestres paleolíticos cantábricos en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2008. Desde 1966 existen, además, referencias a una galería superior con pinturas rojas, la cual sin embargo nunca fue estudiada en profundidad.

   El Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC) se creó en la Universidad de Cantabria en el año 2004, en colaboración con el Gobierno de Cantabria y Banco Santander. Desde 2009 es uno de los ejes articuladores del proyecto de campus de excelencia Cantabria Campus Internacional, en el área estratégica de Patrimonio y Lengua.

   Actualmente dirigido por Manuel Ramón González Morales, las líneas prioritarias de estudio de este centro son el arte prehistórico, el Paleolítico del suroeste de Europa, el origen y desarrollo de las sociedades campesinas y la  tecnología prehistórica.


Fuente:http://www.europapress.es/sociedad/noticia-datan-pinturas-rupestres-mas-antiguas-europa-cueva-guipuzcoa-20130917191520.html


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...