ASESINATO DEL PAPA JUAN PABLO I

Etiquetas:

ASESINATO DEL PAPA JUAN PABLO I




La Historia

1929. El Tratado Laterano o de Letrán entre Benito Mussolini y el Papa Pío XI dieron a la Iglesia una variedad de prevendas:
  

  • La Santa Sede fue aprobada como un Estado Soberano.
  • Inmunidad diplomática y privilegios específicos.
  • Exención de pagar impuestos para sus propiedades y ciudadanos.
  • Religión Católica para ser enseñada en todos los institutos en Italia.
  • Institución de matrimonio bajo derecho canónico, excluyendo así el divorcio.
  • El pago por el gobierno italiano de 750 millones y consolidación del 5 por ciento en Bonos del Estado (por un valor nominal de 1 billón de Liras). Para supervisar esta inesperada suerte financiera, Pío XI designó a Bernardino Nogara. Hasta 1830 la Iglesia había tenido una prohibición oficial de la usura (todas las ganancias obtenidas de prestar dinero eran canalizadas hacia la Iglesia mediante prestamistas no cristianos que trabajaban a comisión por prestar el dinero del Vaticano ). En el momento del Tratado de Letrán, la definición de usura fue cambiada para significar "el prestar dinero en tarifas desorbitadas. " Nogara aceptó el trabajo bajo dos condiciones:


  • Sus decisiones sobre la inversión debían ser totalmente libres, sin ninguna consideración doctrinal o religiosa.
  • Él sería libre de invertir fondos del Vaticano en todas partes en el mundo. Nogara mantuvo su puesto hasta 1954, pero siguió aconsejando al Vaticano hasta su muerte, en 1958.


Albino Luciani (Juan Pablo I) nació el 17 de octubre de 1912, en Canale d'Agordo, al norte de Venecia, Italia. Tenía una madre piadosa y un padre Socialista.
  
En 1923, entró en el seminario, a la edad de 11 años, y se graduó como seminarista  en Benuno. En 1935 fue ordenado sacerdote en San Pietro, Belluno, y coadjutor designado en Di Canale,  y en 1937 fue designado el vice-rector en un viejo seminario en Befluno.

En 1941, decidió obtener un doctorado en teología y fue a la Universidad Gregoriana en Roma. Su tesis era “el Origen del Alma Humana, según Antonio Rosmini”, una tentativa de refutar a Rosmini, quien escribió que la iglesia sufría de 5 males:


  • alejamiento social del clero hacia la gente.
  • bajo estándar en la educación de los sacerdotes.
  • desunión y acrimonia entre los obispos.
  • la dependencia bajo las autoridades seculares.
  • la propiedad y la esclavitud de la riqueza, característicos de la iglesia.


Los Puntos 1 y 5 serían una preocupación de toda la vida para Luciani. Esto, y su interés en Vaticano II y la liberalización de Roma sobre el control de la natalidad, lo ponen en el campo moderado/liberal de la Iglesia católica. Independientemente de sus posiciones privadas, permaneció como un legitimador papal.

En 1946, su tesis fue publicada, y logró el doctorado magna cum laude. En 1947, se constituyó "pro vicario general" de la diócesis. En 1949, fue el  responsable de catequesis en la preparación para un congreso eucarístico aquel año en Belluno. En conjunción con esto,  publicó Catecismo en Briciole (Compendio del Catecismo). Luciani ha sido considerado como uno de los mejores profesores de catecismo del siglo XX. En 1958, fue ordenado obispo de Vittorio Veneto.

El 11 de octubre de 1962, el Papa Juan XXIII convocó el Segundo Concilio Vaticano (Vaticano II). Luciani se absorbió totalmente en el Concilio Vaticano II. Él tenía el concilio en su sangre. Se sabía los documentos de memoria. Más aún, puso en práctica los documentos.

El Papa Juan XXIII murió el 23 de junio de 1963.

El nuevo Papa Pablo VI amplió la Comisión Pontifical de la Familia establecida por su precursor. Existía un sentimiento mayoritario para cambiar el apoyo de la iglesia sobre el control de la natalidad.

En 1968, Luciani fue consultado sobre un informe acerca de la anticoncepción artificial para la consideración del Papa. Su conclusión era que el papa debería aprobar una píldora antiovulante desarrollada por el Profesor Pincus – y que esta debía ser la pastilla anticonceptiva Católica.

Humanae Vitae, publicado el 25 de julio de 1968. Aunque no era "un documento infalible, " la posición de la Iglesia permaneció inalterable contra la anticoncepción artificial. Sólo abstinencia y ritmo aceptable.

Luciani fue designado Arzobispo de Venecia el 15 de diciembre de 1969.



En 1972, el Banco Católico del Véneto, llamado el banco "de los sacerdotes" porque había hecho préstamos de bajo interés al clero, sobre el cual el Banco del Vaticano  tenía el 51 por ciento de los intereses, fue vendido por el presidente del Banco del Vaticano, Paul Marcinkus, a Roberto Calvi del Banco Ambrosiano, en Milan.

Roberto Calvi

La investigación de Luciani sobre Marcinkus y Calvi, lo condujo a otro nombre, Michele Sindona, un banquero siciliano, con sede en Milan. Sindona había encontrado al Papa Pablo VI cuando el papa era el Arzobispo Montini de Milan. Cuando Montini se convirtió en papa, Sindona se hizo consejero financiero del Vaticano.

Paul Marcinkus
Michele Sindona

Luciani descubrió que la venta del Banco Católico del Véneto había sido una transacción ilegal hecha por los tres principales implicados para sacar ganancias. Los obispos y el clero del Veneto se enfurecieron, pero no pudieron hacer nada porque Marcinkus y Sindona estaban muy cerca del papa y protegidos por él. El papa notó y apreció la lealtad de Luciani al no generar un enorme escándalo sobre la venta del Banco Católico del Véneto.

En 1973, el Papa Pablo VI lo nombró Cardenal de Venecia, y Luciani publicó una serie de cartas sobre puntos morales, escritas con varias características literarias e históricas. Estas primero aparecieron como artículos de revistas y periódicos.

El 6 de agosto de 1987, el Papa Pablo VI murió.

El 27 de agosto de 1978 Luciani, no como candidato preferido, fue elegido Papa en la cuarta votación. Tomó el nombre de sus dos precursores, convirtiéndose en Juan Pablo I.


El cardenal Jean Villot, Ministro de Asuntos Exteriores del Papa Pablo VI, se preguntó sobre quedarse temporalmente con el nuevo Papa,  y comenzar una investigación inmediata sobre las operaciones financieras del Vaticano - con el énfasis puesto particularmente sobre el Istituto por Opere Di Religione (IOR) El Banco del Vaticano.

Jean Villot

El 31 de agosto de 1978. Il Mondo, periódico de economía, en una carta abierta al nuevo Papa, hace una petición sobre la limpieza del Banco Vaticano.

La Curia comenzó enseguida a falsificar el verdadero apoyo del Papa Juan Pablo I sobre el control de la natalidad. Esto fue hecho para hacerle más difícil el volver a abrir el diálogo “Humanae Vitae”.

En lo alto de la lista de reformas que el nuevo Papa deseó hacer estaba "cambiar radicalmente la relación del Vaticano con el capitalismo y aliviar el sufrimiento que había derivado directamente de Humanae Vitae." (Visto en su disertación doctoral de 1941).

Mino Pecorelli
En septiembre de 1978, Mino Pecorelli, un periodista y disgustado miembro del P2 escribió un artículo, "el Gran Alojamiento del Vaticano”, dando los nombres de 121 presuntos Francmasones. La lista, en gran parte, estaba comprendida por cardenales, obispos, y prelados de alto rango. Los nombres de Jean Villot, su Ministro de Asuntos Exteriores, Paul Marcinkus, el jefe del Banco del Vaticano, y Pasquale Macchi, su secretario personal estaban en la lista. El Papa descubrió que Jean Villot había estado entre los que fuertemente favorecieron una relajación de la regla canónica de que aquel Católico Romano que se hubiera transformado en Francmasón sería automáticamente excomulgado.

Pasquale Macchi

El 27 de septiembre de 1978, el Papa Juan Pablo I tomó otra vez la decisión de dar al Cardenal de Chicago la oportunidad para dimitir, aludiendo a problemas de salud, para salvar la cara. Si la rechazaba, debería ser designado un coadjutor. No admitiría ninguna protesta; esta vez; ¡debía ser hecho!

El 27 de septiembre, Juan Pablo I pidió al Cardenal Baggio que tomara el cargo cardenalicio que él dejó en Venecia. Baggio rechaza el pedido. El nombre de Baggio estaba en  "el Gran Alojamiento del Vaticano" la lista de Francmasones.

El 28 de septiembre, Juan Pablo I discute la situación del Banco del Vaticano con su Ministro de Asuntos Exteriores, Jean Villot. Villot ya había efectuado un informe preliminar. El Papa le hizo borrar esto, él no tenía ninguna intención de dejar que Marcinkus abandonara la Ciudad del Vaticano sin hablar del Banco del  Vaticano. ¡Marcinkus debía ser quitado inmediatamente, al día siguiente! Un puesto conveniente debía ser encontrado para él en Chicago una vez que el problema del Código Cardinal hubiera sido solucionado.

El mismo día, Villot entiende que debe ser substituido como el Ministro de Asuntos Exteriores.

La noche del 28 de septiembre entre las 9:30 y las 4:30 de la mañana del 29, el Papa Juan Pablo era, según Yallop, asesinado. Había sido Papa durante 33 días. El único Papa que antes había servido menos tiempo que él fue el Papa Leo XI quien sirvió durante 17 días y también, probablemente, fue envenenado.

El método más probable de asesinato eran las medicaciones del Papa - su líquido Effortil o las inyecciones Cortiplex, ambos tomado para la hipotensión. La seguridad alrededor del Papa era muy escasa.


El momento de la muerte nunca fue establecido. Nunca fue realizada una autopsia. El certificado de defunción, que no estaba firmado, indicó paro cardíaco como la causa probable. El embalsamamiento, en el que nada de sangre fue eliminada, fue realizado dentro de las 14 horas después de encontrar el cuerpo; la ley italiana especifica que no debe ser hecho antes de haber transcurrido 24.  




Comunicado oficial

Casi tres horas después del hallazgo del cadáver, el Vaticano dio el siguiente comunicado oficial: "Esta mañana, 29 de septiembre de 1978, hacia las cinco y media, el secretario particular del Papa, no habiendo encontrado al Santo Padre en la capilla, como de costumbre, le ha buscado en su  habitación y le ha encontrado muerto en la cama, con la luz encendida, como si aún leyera. El médico, Dr. Renato Buzzonetti, que acudió inmediatamente, ha constatado su muerte, acaecida probablemente hacia las 23 horas del día anterior a causa de un infarto agudo de miocardio".

Realmente, pocas cosas quedan en pie de las afirmadas en dicho comunicado. Sólo una: se le encontró muerto en la cama, con la luz encendida, como si aún leyera. No fue el secretario, sino una religiosa quien encontró muerto a Juan Pablo I. La forma en que se encuentra el cadáver no encaja con el cuadro típico del infarto: todo está en orden, no ha habido lucha con la muerte. La hora de la muerte ha sido anticipada. Según diversas fuentes, el papa murió en la madrugada del día 29.


De forma tajante, el cardenal Oddi, que asistió al cardenal Villot durante el periodo de sede vacante, afirmó que no habría investigación alguna: "He sabido con certeza que el Sagrado Colegio cardenalicio no tomará  mínimamente en examen la eventualidad de una investigación y no aceptar  el menor control por parte de nadie y, es más, ni siquiera se tratará  de la cuestión en el colegio de cardenales”.

Camilo Bassotto, testigo principal de la fuente veneciana, me dio esta versión del hallazgo del cadáver, la versión que le dio la religiosa que lo descubrió:

"Hablé en dos ocasiones con sor Vincenza. La primera, con la provincial delante. La segunda, a solas. En esta ocasión, sor Vincenza se echó a llorar desconsoladamente. Yo no sabía qué hacer. Sor Vincenza me dijo que la Secretaría de Estado le había intimidado a no decir nada, pero que el mundo debía conocer la verdad. Ella se consideraba liberada de tal imposición en el momento de su muerte (ya acaecida, en 1983). Entonces podría darse a conocer. Según sor Vincenza, el Papa estaba sentado en la cama, con las gafas puestas y unas hojas de papel en las manos. Tenía la cabeza ladeada hacia la derecha y una pierna estirada sobre la cama. Iniciaba una leve sonrisa. La frente la tenía tibia. Cuando Diego Lorenzi, sor Vincenza y otra religiosa fueron a lavar el cadáver, al volverle, tenía la espalda también tibia. El Papa pudo morir entre la una y las dos de la mañana".

Diego Lorenzi, secretario de Juan Pablo I, vio así el cadáver: "Tenía dos o tres almohadones a la espalda. La luz de la cama estaba encendida. No parecía que estuviera muerto. Y las hojas de papel estaban completamente derechas. No habían resbalado de sus manos ni habían caído en el suelo. Yo mismo cogí las hojas de su mano".

El Dr. Francis Roe, que fue jefe de cirugía vascular en el Hospital London de Connecticut, dice que hay algo verdaderamente sospechoso en la forma en que se encuentra el cadáver de Juan Pablo I:

"Los cuerpos muertos no están sentados sonriendo y leyendo. Conozco gente que muere durante el sueño, pero no conozco de nadie ni he visto morir a nadie en medio de una actividad como la lectura. Realmente, encuentro difícil creer que estuviera leyendo en el momento justo anterior a su muerte. Pienso que habría tenido tiempo suficiente para notar que algo estaba pasando. Habría sentido seguramente un dolor, y habría hecho algún esfuerzo para respirar, o para salir de la cama y pedir auxilio... He visto muchas muertes de esta clase, pero nunca he conocido a nadie que muriese sin inmutarse ante lo que le estaba pasando”.  


Por su parte, el Dr. R. Cabrera, forense del Instituto Nacional de Toxicología, afirma lo siguiente: "La forma en que se encuentra el cadáver no responde de suyo al cuadro propio del infarto de miocardio: no ha habido lucha con la muerte. No existe otra sintomatología que lo delate... El cuadro encontrado podría responder mejor a una muerte provocada por sustancia depresora y acaecida en profundo sueño".

LA LOGIA P-2

PROPAGANDA DUE

La logia fue fundada en 1877, bajo el nombre "Grande Oriente d’Italia", como una logia para miembros visitantes que se ausentaban de sus propias logias.

En la mitad de los 1960s, tenía solo 14 miembros permanentes, pero cuando Licio Gelli la lidera entre los 1960s y los 1970s, rápidamente se expandió a más de 1.000, muchos de los cuales eran prominentes personajes de la elite Italiana, en un año. La expansión fue en su mayoría ilegal, ya que los funcionarios italianos civiles les estaba prohibido ingresar a sociedades secretas.

Licio Gelli

En 1976, las autoridades masónicas disuelven la entidad y expulsan a Gelli de la Francmasonería.

Las conexiones del "Banquero de Dios" Roberto Calvi con el Gran Maestro Licio Gelli le dieron un particular enfoque de atención a la prensa y a la policía, causando que la logia (luego secreta) fuera descubierta. La policía encontró una lista de adherentes en la casa de Gelli, en Arezzo en marzo de 1981, con más de 900 nombres, con muy importantes funcionarios estatales, importantes políticos (4 ministros, 44 diputados), y oficiales militares, muchos de éstos enrolados en la SISMI (Servicio Secreteo Italiano). Notablemente, el que sería presidente del Consejo de ministros italiano Silvio Berlusconi estaba en la lista, pero en esos momentos no era cuadro político.

Otro famoso miembro fue Victor Emmanuel, Príncipe de Nápoles, cabeza de la Casa de Saboya. Un documento también fue hallado en posesión de Licio Gelli titulado "Piano di Rinascita Democratica" (Plan para el Resurgimiento Democrático) que enunciaba una declaración de la Logia de formar una nueva élite política y económica para liderar a Italia hacia un mayor autoritarismo en la democracia, en una perspectiva de anticomunismo. "El objetivo de la división de los Sindicatos debe ser una prioridad," estatuía el Plan, "en orden de lograr la reunificación con los gremios autónomos de sus confederaciones, sensibles al Plan".


El primer ministro Arnaldo Forlani fue forzado a renunciar, causando la caída del gobierno italiano. Giovanni Spadolini del Partido Republicano Italiano (PRI) fue votado para lograr una coalición de centro-izquierda. Spadolini fue el primer ministro italiano no proveniente de la Democracia Cristiana. Todos los funcionarios de los servicios secretos de Italia, con la cabeza de Vito Miceli, fueron obligados a renunciar.


Con fecha 12 de septiembre de 1978, el periodista Mino Pecorelli  publicó en su revista OP (Osservatore Político) un artículo titulado La gran logia vaticana. En él se decía que el 17 y el 25 de agosto la agencia de prensa Euroitalia había dado los nombres en código, el número de matrícula y la fecha de iniciación a la masonería de cuatro cardenales considerados papables: Baggio , Pappalardo , Poletti , Villot.


“Nos hemos hecho, decía Pecorelli,  con una lista de 121 masones: cardenales, obispos y altos prelados indicados por un número de matrícula y nombre codificado. Ciertamente, la lista puede ser apócrifa, incluso la firma de un cardenal hoy puede ser falsificada”. En cualquier caso, “el papa Luciani  tiene ante sí una difícil tarea y una gran misión. Entre tantas, la de poner orden en las alturas del Vaticano”.




Los Motivos   

En 1972 se produce un hecho decisivo: el cardenal Marcinkus vende la Banca Católica del Véneto al Banco Ambrosiano de Roberto Calvi sin consultar al obispado de la región, con tan mala suerte para todos que el obispo era el cardenal Albino Luciani, que llegaría a papa seis años después con el nombre de Juan Pablo I.

Cuando Luciani se entera, pide entrevistarse inmediatamente con Marcinkus y se produce un enfrentamiento brutal entre ambos, lo cual significa un enfrentamiento con la CIA, la mafia, la logia P2, gladio, la OTAN, en fin con todo el poder tan sólidamente establecido desde 1945.

Por su parte Luciani se da cuenta de que las cosas están mucho peor de lo que cabía imaginar, de que la corrupción ha gangrenado todo el dispositivo vaticano, enredándole en los más mezquinos asuntos que, por lo demás, están a punto de reventar.

Además, el secretario de Estado del Vaticano, Giovanni Benelli, el hombre de confianza de Pablo VI, le informa a Luciani de la existencia de un acuerdo secreto entre Roberto Calvi, Michele Sindona y Marcinkus para aprovechar el amplio margen de maniobra que tenía el Vaticano para realizar evasiones de impuestos y movimientos de divisas.

Desde el primer tropiezo de Luciani con Marcinkus en 1972 hasta su elección como papa en 1978, transcurren sólo seis años. El 27 de agosto de 1978, gracias al trabajo entre bastidores realizado por Bennelli, más del 80 por ciento de los votos de los cardenales se inclinan a favor de Luciani, lo que provoca la indignación de los cardenales más reaccionarios, vinculados a la extrema derecha, la mafia y el lavado de dinero, que se habían quedado en minoría en la defensa de su hombre fuerte, el polaco Karol Wojtyla. El secretario de Estado del Vaticano Jean Villot, un operador de Washington y de la mafia financiera en la Santa Sede, declaraba públicamente antes del ascenso de Luciani: He encontrado al futuro papa: será el cardenal Wojtyla.


JUAN PABLO I Y CARDENAL WOJTYLA

Se quivocó. Nada más acceder a la cúspide de la Iglesia, el nuevo papa Juan Pablo I decide destituir a Marcinkus.  

Todo esto sonaba a depuración, a saneamiento de la cloacas y, ante ello, en Washington se echan a temblar. Luciani chocaba con los intereses enquistados en la cúpula del Vaticano, de los cuales se valía Washington para consolidar su alianza con la Iglesia Católica. Existía el riesgo de que las sólidas conexiones financieras y políticas de la mafia italo-norteamericana en el Vaticano quedaran cortadas de raíz.

Bajo la batuta del arzobispo genovés Giussepe Siri, la Casa Blanca había recorrido los pasillos intrigando para imponer a su candidato, el polaco Karol Wojtyla, y siguieron conspirando tras la fumata blanca para derribar a Luciani, que se disponía a revisar la estructura de la Curia, corroída por los servicios de inteligencia estadounidenses asentados en Roma. Según relata Camilo Bassoto, periodista veneciano y amigo personal de Juan Pablo I, Luciani pensaba tomar abierta posición, incluso delante de todos, frente a la masonería y la mafia.

Luciani sólo duró 33 días en su pontificado, los suficientes para dar lugar a una conspiración contra su vida. Se convirtió inmediatamente en el hombre que debía morir. El 28 de septiembre de 1978 Juan Pablo I firmó el relevo de Marcinkus como jefe del Banco Vaticano por el cardenal Abbo. A las 6'45 de la mañana del día siguiente el Papa Juan Pablo I apareció muerto en su cama.

Le encontraron muerto con papeles sobre las destituciones que iba a efectuar e informes sobre actividades de la Banca Vaticana dispersos encima de la colcha y por el suelo. Su muerte no fue pues instantánea, ni estando dormido. Cuando llamaron al siniestro cardenal Villot, se apoderó inmediatamente de todos los papeles antes de interesarse por el difunto papa. Luciani tenía siempre junto a su cama un frasco de Efortil, medicamento que le regulaba la baja tensión arterial: Villot lo hizo retirar inmediatamente.

23 días antes de su fallecimiento Luciani había tomado té en el Vaticano con el metropolitano Nikodim, patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa de Leningrado. Por cortesía, esperó a que el patriarca ruso empezase a beber antes que él y, cuando iba a llevar sus labios a la taza, vio cómo el patriarca se desplomó muerto. Nadie analizó el té. ¿Intentaron asesinar a Juan Pablo I y el sirviente confundió las tazas? La Iglesia católica contabiliza 40 asesinatos pontificios, muchos de ellos por envenenamiento.


Tras la muerte de Luciani, en su condición de secretario de Estado, Villot tomó las riendas del Vaticano y su conducta sospechosa atrajo enseguida la atención de la prensa, que reclamó una autopsia. Villot se negó también. Murió sólo seis meses después del papa.


Era el comienzo de un sangriento rosario de cadáveres:

El 29 de enero de 1979 fue asesinado el magistrado de Milán Alessandrini, que investigaba el caso de Banco Ambrosiano.


Emilio Alessandrini

En marzo de 1979 fue asesinado un periodista que estaba investigando los negocios de Sindona y la conexión vaticana con el narcotráfico y la mafia.

El 11 de julio de 1979 fue asesinado Giorgo Ambrosoli poco después de que declarara sobre los vínculos que mantenía Sindona con el Banco Ambrosiano de Milán dirigido por Roberto Calvi, así como con Marcinkus y la logia P2. Ambrosoli era un abogado que había investigado a Sindona durante 5 años acumulando numerosas pruebas en su contra.

Giorgo Ambrosoli

Pocos días después fue asesinado el teniente coronel Antonio Varisco, jefe de Seguridad de Roma que había interrogado a Ambrosioli.
Antonio Varisco

En octubre de ese año explota una bomba en el apartamento de Enrico Cuccia, director de Mediobanca que había declarado oír a Sindona amenazar de muerte a Giorgio Ambrosoli.

En mayo de 1980 Sindona intenta suicidarse en la cárcel y en junio es condenado a 25 años de prisión.

Roberto Calvi intenta suicidarse en la cárcel, a donde va a parar acusado de estafa; la Banca Vaticana asume la deuda de más de 1.000 millones de dólares que habían contraído varios Bancos controlados por Calvi.

En abril de 1982 intentan asesinar a Roberto Rosone, director general del Banco Ambrosiano que estaba intentando limpiarlo.


Roberto Rosone
Cadaver de Danilo Abbruciati, que disparó contra Rosone y fue muerto por sus guardaespaldas (27 de abril de 1980).


El 18 de junio de 1982 Roberto Calvi se ahorca en el puente Blackfriars de Londes y días más tarde se descubre un agujero de 1.300 millones de dólares en el Banco Ambrosiano de Milán.
puente Blackfriars

Roberto Calvi -Llevaba un caro traje italiano y los bolsillos se ponderaron con ladrillos y relleno de dinero en efectivo.

En octubre de 1982 Giuseppe Dellacha, ejecutivo del Banco Ambrosiano, se cae por una ventana del Banco.




A finales de 1983 Michele Sindona es encontrado muerto, envenenado, en la cárcel de máxima seguridad italiana de Voghera, a donde había sido extraditado desde Nueva York.



Mino Pecorelli, miembro arrepentido de la logia Propaganda 2 (P2), asesinado el 21 de marzo de 1979 por hablar.

Mino Pecorelli
En América Latina, las dictaduras militares formadas en la Escuela de las Américas, desarrollaban su guerra antisubversiva de la mano de las iglesias de la ultraderecha católica. La jerarquía católica latinoamericana, imbuida de la Doctrina de Seguridad Nacional impulsada por el Pentágono, santificaba las andanzas represivas de las dictaduras fascistas nacidas por golpes de Estado militares.

Toda esa política del Vaticano fue avalada y consentida por Juan Pablo II, quien se prestó al exterminio militar del comunismo ateo en Europa del este y en América Latina. En esa persecución feroz fueron asesinados, entre otros, monseñor Oscar Romero en 1980 e Ignacio Ellacuría en 1989, éste junto a otros cinco jesuítas de la Universidad Centro Americana y dos mujeres.

El polaco Wojtyla era el hombre de confianza estadounidense en el Vaticano, el de la caverna cardenalicia, de la logia P2, de la mafia y de gladio. Marcinkus volvió a su puesto al frente del Banco Vaticano y comenzó a desviar ilegalmente millones de dólares del Banco, vía Banca Ambrosiana, a la financiación del sindicato polaco Solidaridad y los grupos nazis operativos tras el telón de acero.

El 28 de septiembre de 1981, aniversario del asesinato de Luciani, Wojtyla ascendió a Marcinkus a arzobispo y presidente de la Comisión Pontifical del Vaticano, un cargo de gobernador del Estado teocrático y, naturalmente, conservó su puesto como el jefe del Banco Vaticano.

Más medidas: ante las dificultades financieras causadas por la quiebra del Banco Amrosiano, el papa se puso en las manos del Opus Dei con sus conexiones en los Estados Unidos y España: Continental Illinois Bank, Banco Popular Español, Esfina, Banco Atlas, Bankunión, Fundación General Mediterránea, Rumasa, entre otros.


Una revisión breve de "En el nombre del Padre: una Investigación del Asesinato del Papa Juan Pablo I " por David A. Yallop.


ENLACE:http://www.youtube.com/watch?v=ME0RiBY3Qe8


ENLACE:http://www.youtube.com/watch?v=tX4e2qBuNX0


ENLACE:http://www.youtube.com/watch?v=YiWZpugoA60


ENLACE:http://www.youtube.com/watch?v=EPs35eIJeCs


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...